2ª parte de la lectura conjunta de Gramos de Papel: las aventuras de un sencillo material

28 febrero 2013




La lectura conjunta ha llegado a su fin, como sabéis en este post hablaremos de los tres últimos capítulos del libro, vuelvo a avisar de que contiene SPOILERS, y como la anterior vez, espero que disfrutéis del final de la lectura. Aquí os dejo el link de la primera parte de la lectura.

Y comenzamos la segunda y última parte de la lectura conjunta:


Nos habíamos quedado en el capítulo 3: El nuevo Mundo, y como os decía, me preguntaba qué nuevas aventuras tan fantásticas esperaban a nuestro protagonista, el cual cree que allí se reencontrará con todos sus conocidos.

Después de los nervios por el esperado viaje, este comienza y Gramos como siempre está abierto a descubrir cosas nuevas y a expandir su mente, lo primero en lo que se fija es en el mar que para él se asemeja a las emociones humanas, tan pausadas unas veces, tan turbulentas y pasionales otras.

El viaje termina pronto, quizá aquí le habría añadido alguna aventura marinera pero tampoco es imprescindible. Al llegar a tierra firme Gramos ve una lucha entre los extranjeros que llegan y los habitantes de ese Nuevo mundo, por lo que se pregunta si el humano tiene que estar siempre peleando, para él lo que le falta al humano es una visión más amplia de las cosas y así poder comprender mejor a los demás. Después de esto, los nuevos pobladores establecen un campamento, y Pedro Gil marcha con una expedición al bosque, donde descubre una fascinante tribu con la cual poco a poco traba una fuerte amistad. Pedro regala varios libros, entre ellos está nuestro Gramos, a Zenuk el amistoso líder de la tribu, me sigue impresionando que a Gramos ser "una muestra de amor entre seres de distintos mundos" le haga feliz, volvemos a ver que este personaje admira la belleza de los buenos actos y además sigue aprendiendo.

Gramos conoce a nuevos amigos entre las pertenencias de Zenuk, éstos le explican que no están en el más allá. Me gustó el detalle de esa "roca Rossetta" que ayuda a que Gramos y esos otros libros se entiendan. En el poblado Gramos lleva un vida tranquila junto a sus nuevos compañeros.

Pedro Gil termina enamorándose de Uninai, de la tribu de Gramos, y a pesar de que estalla una guerra entre europeos e indígenas, la vida en la tribu sigue siendo tranquila.

En este episodio de la vida de Gramos, su nueva mentora es la "roca Rossetta", que entre otras cosas le explica, que muchas veces los humanos dan demasiado valor al "TENER", y esto prima tanto que en ocasiones no nos damos ni cuenta de disfrutar de las cosas o de conocerlas en profundidad.

Siglos después, los sucesos que Gramos contempla le hacen preguntarse ¿Qué es la libertad? ¿es él libre?, parece que nuestro sencillo material si era libre, pues seguía su corazón, y esa era para él la definición de libertad, esta idea me encanta y la comparto por completo.

Nuestro protagonista vuelve a cambiar de manos, esta vez es comprado por una acaudalada familia para ser expuesto en una vitrina, durante un tiempo esto para Gramos es una pesadilla, no conoce a nadie y nadie le conoce a él. Poco a poco el paso de los años empiezan a pasarle factura, por lo que lo envían a un restaurador, pero podríamos decir que esto hace casi más efecto en el dueño de Gramos, que parece darse cuenta de que "TENER" no es tan importante, y aunque vuelve a meter a Gramos en una vitrina, esta vez no es para enseñárselo a sus amigos, sino para proteger al delicado libro.

Por diferentes circunstancias, Gramos acaba en una fábrica donde es transformado en una sencilla hoja de papel en blanco. Descubre así que la forma no cambia el contenido, ya que aunque él es ahora muy diferente, sigue teniendo su misma esencia. Varias veces vuelve a ser transformado en hoja de papel, lo cierto es que viendo lo que sufría el pobre, ahora me da respeto usar hojas de papel. Una de estas veces sirve de base para que una niña haga un dibujo sobre él, ¿este dibujo que se describe aquí os recuerda a algo?, en esta ocasión Gramos es un regalo de la pequeña a su madre, es un símbolo del amor que éstas se profesan. En este nuevo lugar Gramos es ya un maestro, hace amistades y les enseña todo lo aprendido, pues tiene ya una vasta experiencia que poder transmitir a otros, como Tralá o la Roca hicieron con él, por lo que su papel cambia un poco, sigue aprendiendo pues nunca deja de hacerlo.

Nuestro ya no tan pequeño Gramos se pierde en una mudanza, y vuelve a pasar por la dichosa maquinita para volver a estar en blanco. Acaba en manos de un "estudiante", que pasaba más tiempo exigiendo libertad que buscándola o preguntándose qué es. Después de esto termina siendo papel para envolver churros, por lo que empieza a pensar que ésta será su última vida aquí, ya que piensa que no será reciclado, sin embargo Gramos si es reciclado y comienza con ilusión otra nueva fase de su vida.

Gramos de Papel espera en la tienda, una mujer lo compra y durante el viaje en coche, puede ver el paisaje e identificar el bosque en el que nació, me parece precioso que vuelva a su lugar de origen. Descubre que la mujer que le ha comprado es Kleki, la niña del bonito dibujo. Gramos decide marcharse pues ya ha vivido mucho, y ahora quiere reencontrarse con su bosque.

Ya en el bosque descubre que, aunque los que un día conoció ya no están, existe una leyenda sobre un árbol que fue desterrado, éste algún día volvería y al tumbarse donde nació volvería a ver a los seres a los que había querido, solo necesitaba que lloviera. Mientras Gramos se tumba, Kleki lee una despedida escrita por Gramos.

La última reflexión de Gramos de Papel es que durante su vida había sido capaz de seguir a su corazón, para mí es de las más importantes de este libro ya que creo que es necesario para poder ser felices y sentirnos realizados.

Hasta aquí la lectura, ¿qué habéis descubierto en ésta parte?¿detalles que os han faltado, qué sobrarán? ¿qué es lo que más os ha gustado?

El autor está por aquí, por lo que si queréis podéis preguntarle cualquier duda, curiosidad o lo que se os ocurra. Aquí os dejo su blog: Los pensamientos de Juanito
Y para quién le haya entrado curiosidad aquí el libro
Os ánimo a que los lectores lo puntuéis en Amazon, siempre viene bien, por lo que si tenéis un pequeño minuto ^^, gracias a todos.


12 comentarios :

  1. Ya dije en mi reseña que todo el libro me había encantado. No podría quedarme con una sola parte, pero el dibujo que hizo la niña me encantó y también lo que Gramos sintió siendo dibujo y cuando se perdió.

    La parte en la tribu me gustó porque Gramos decide aprender de cada experiencia. Todo es aprendizaje para él y de esa manera va creciendo como ¿material? ¿persona? Bueno, digamos que va madurando :)

    El final me gustó mucho. Creo que es el fina que Gramos se merecía.

    De verdad que el libro me encantó (me gustó mucho más que el principito, lo digo por si sirve para engordar el orgullo de Juanito, jeje) Espero que le vaya muy bien con Gramos en este mundo literario que tan complicado es y que tantas trabas pone a los escritores noveles.

    Un besito Nube y gracias por contar conmigo para la lectura conjunta de una forma tan rotunda :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantó lo de la portada; como te conté estaba teniendo dificultades para hacer la portada con ordenador, así que tuve que hacerlo con mis propias manos, a la antigua usanza, consiguiendo un resultado mucho más conectado con el libro.

      Contemplé varios finales, pero el más natural fue el que quedó escrito. Lo pedía la propia historia.

      Jeje, hoy ya no necesito comer; superando a una referencia mundial como El Principito hoy ya me quedo bien alimentado, jeje.

      Gracias por tus comentarios y por tu constante apoyo :)

      Eliminar
  2. Si algo me quedo con este libro es que de todo se aprende, de todo se saca algo bueno, que la felicidad está ahí delante nuestra y somos nosotros quienes la ahuyentamos, que vivir no es tan difícil, sólo hay que querer vivir la vida y disfrutar de los momentos que nos da. Es lo que hace Gramos de papel, crecer, aprender, apreciar la vida que está teniendo. Y el final es precioso. Gracias por esta maravillosa lectura!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, su forma de aprender ante todo es admirable, independientemente de que sea bueno o malo. Ojalá tuviera yo la misma capacidad para extraer conocimiento de todo lo que sucede. Estoy de acuerdo con vosotras, el final es uno de los puntos fuertes del libro, y es que prácticamente se escribió sólo, como si el propio Gramos de Papel se apropiase de las pulsaciones de mi teclado.

    ResponderEliminar
  4. Al final lo leí ayer en un ratín, por eso no comenté en la primera parte. Pues sí, me ha gustado Gramos, su idea de la libertad y el poder que tiene, siendo una hoja de papel, para hacer feliz a las personas, porque es verdad que lo material es lo menos importante de nuestras vidas, y que lo que importa es el cariño.
    Me hubiera gustado saber cómo se despidió Gramos de la mujer :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, habría estado bien redactar la despedida. No obstante, dentro de un mes aproximadamente abriré una nueva sección en el blog en el que se podrá hablar sobre cosas así.
      Me alegra que te haya gustado en terminos generales :)

      Eliminar
  5. Qué bien que te animaras Isi, ¿verdad que es una historia bonita?

    Juanito, lo de la portada me encantó en su momento y me encanta ahora =)

    ResponderEliminar
  6. En esta segunda parte del libro, creo que se incide mucho más en las experiencias adquiridas gracias a diferentes motivos: a los personajes que le acompañan (como la roca que me recuerda también a la piedra Rosetta: cuyo objetivo es hacer que se entiendan culturas dispares), a las experiencias que va a ir viviendo, y al bagaje personal que eso acarrea a Gramos.
    Valora y conoce al detalle a la condición humana a la que considera inteligente pero desconocedora de las leyes del universo por su afán controlador. Nos considera (con criterio)egoístas y esclavos de nosotros mismos e ignorantes por completo del concepto y significado de libertad. Palabra transcendental de la que desconocemos lo más elemental:es tanto tener libre albedrío como grandeza de corazón.
    Descubrimos al “Gramos” más idealista ya que pese a todo lo anterior cree en la raza humana. Piensa que llegaremos a ser más sinceros y podremos entendernos finalmente todos sin que medien conflictos entre nosotros.
    Acepta con gran naturalidad que la importancia de aquello que consideramos valioso no es tenerlo “en una vitrina” como le pasó a él, sino saber compartirlo aunque con esa acción tu “tesoro” se estropee un poquito.
    Otro de sus importantes aprendizajes tiene que ver con el ciclo de la vida: pese a sentirse diferente tras la primera transformación en hoja en blanco (sin letras que le acompañen y le “vistan”), sigue siendo consciente de que en esencia no ha cambiado, que sigue siendo “Gramos”. Confirma gracias a su relación con Mati que la opulencia y avaricia no son buenos consejeros, porque lo material (que es de lo que se nutren ambas) termina pereciendo.
    Se va haciendo mayor y cada vez más sabio; descubre que en la vida la única constante es el cambio y es capaz de aconsejar con criterio y transmitir sus conocimientos y vivencias con respeto por todos los demás seres independientemente de su edad. De hecho, son los niños, los humanos “menos evolucionados” quienes son tiernos, amorosos (dibujan sobre él como muestra de amor entre las personas) y comprometidos con el medioambiente (le reciclan cuando corresponde, dándole la oportunidad de continuar el ciclo vital). Le tratan siempre con cariño sin ser mezquinos con él.
    Me parece que el final de la historia es el remate óptimo para Gramos. Ha vivido consecuentemente, ha sido consciente de quien es sin intentar parecerse a nadie ni dejarse doblegar por alabanzas o envidias. Hace gala de su libertad finalmente una vez más. Decide su forma de decir adiós, reconociéndose en la leyenda del bosque en que nació y haciendo caso a su corazón. Siendo él mismo. En eso consiste la felicidad y la libertad.
    Juan, gracias por un libro tan grande aunque sea pequeñito en extensión. Me recuerda a las fábulas de mi infancia, a Tagore, a Anthony de Mello...Enhorabuena. Te deseo mucha, mucha suerte. La mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese crecimiento que tiene Gramos de Papel me gusta mucho, intenté que fuera pasando etapa por etapa, desde una inocente infancia a una sabia vejez.
      Definir la libertad me supuso un reto, pero viéndolo desde la perspectiva de Gramos de Papel todo fue más fácil. Al mirar desde fuera entendí con más claridad lo que podía ser la libertad.
      Recuerdo la parte de Mati, una de las que menos me gustó escribir, por las sensaciones que me iba despertando, pero una de las partes que más me gustó releer al captar más mensaje del que creí haberle dado.
      Una de las cosas que más me llama la atención es precisamente eso, cuando percibo algo que no capté cuando lo escribí, ya sea porque alguien me lo comenta o porque lo releo. En el caso de tu comentario, me he percatado del papel esencial que tienen los niños como colectivo. Individualmente era consciente de la importancia de cada uno de ellos, pero no había observado lo que precisamente destacas, que al final los humanos "menos evolucionados" suponen un impulso de vida, tan valioso como el que obtuvo de sabios como Tralá o la "roca Rosseta".
      Me alegra que te haya gustado. Tus palabras me llenan de ánimo para continuar intentándolo en este hermoso mundo, dónde las fantasias y las letras van de la mano

      Eliminar
  7. Me encanta el libro y todo su desarrollo. Sobre todo la frase que dice “nuestro amigo acudía a socorrernos de cualquier amenazante gota de agua, que tan vitales fueron en mis primeros momentos de vida”, ya que nos muestra algo que en nuestra vida diaria no apreciamos, que lo que es bueno en algunos momentos puede ser malo en otros. Como comenté en los anteriores capítulos, en cada párrafo hay varias frases para subrayar, si tuviésemos que elegir una por párrafo tendríamos un dilema muy grande.
    Me he desmoronado la primera vez que han reciclado a Gramos, pero a lo largo del libro le he encontrado el sentido. El final me ha gustado, pero me hubiese gustado más si se hubiese convertido otra vez en una página del Quijote o si Kleki le hubiese usado como pagina para el manuscrito de su primera novela.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó esta segunda parte, el libro crece a medida que lo hace Gramos. Aprende y evoluciona y se nota también en la forma que se expresa. Sigues dominando la cercanía, la realidad dentro de la burbuja fantástica que es un cuento.
    Es una buena historia, en muchos sentidos.Me ha gustado
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Anais: los finales que planteas no están nada mal, curiosamente contemplé algo similar a lo que mencionas de Kleki. Pero que fuera más bien el propio Gramos de Papel el que hubiera escrito el libro a modo de despedida. Posiblemente habría sido el final más completo, pero lo hacía incompatible con la velocidad que quería darle a Gramos de Papel al final del libro, siguiendo ese impulso de juntarse con los suyos. Quizá combinando ambas cosas habría quedado mejor.

    Mientrasleo: Sí, me parece que cada capítulo mejora al anterior. Curiosamente en la siguiente novela que estoy escribiendo me pasa lo mismo. No sé si me cuesta arrancar, o que es la propia temática la que me lleva con esa dinámica. Me alegra que te haya gustado, y gracias por las apreciaciones.

    Un saludo a todos :)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Este blog se alimenta gracias a vuestra participación.
Por favor no hagas SPAM (no enlaces en los comentarios), si quieres que visite tu blog envíame un e-mail.